¿Qué es Aikido?

Clases de aikido con jo

El Aikido no es una técnica para atacar y vencer a un enemigo. El objetivo es ponernos en armonía con el universo y hacer de nosotros un elemento integrado en él.

Morihei Ueshiba

Aikido es un poderoso arte de defensa personal no violento que a su vez promueve el desarrollo humano del individuo.

Aikido significa el camino de la armonía con la naturaleza y fue creado por Morihei Ueshiba (1883-1969), un gran buscador espiritual y artista marcial.

Este arte marcial japonés hace expresar lo mejor del ser humano en situaciones de conflicto pues no funciona si uno tiene una actitud agresiva, busca reconciliar en lugar de conquistar, se practica con marcialidad sin hacer daño real al compañero/a. No hay combate ni competición: la verdadera competición es con uno mismo, para ir desarrollando más y más actitudes sabias.

Se basa en conectar con el compañero/a (“atacante”) de forma que se acompañe hacia al suelo o se proyecte sin que este sienta nada de violencia. No hay golpes sino más bien el “fusionarse” y con amabilidad redirigir.

En Aikido hay un oponente, pero en realidad no hay oponente, porque el otro es uno con uno mismo,… si uno se mueve como desee, el otro accederá de forma natural.

Morehei Ueshiba

Aparte de la no violencia Aikido también exige una disponibilidad de ayudar, de generosidad y apoyo, lo cual solo surge a través de la empatía y compasión. La cuestión es no trabajar contra el compañero/a sino con el compañero/a.

Aikido es un arte marcial que nació de una profunda comprensión espiritual. Se usa como metáfora de manejo de conflictos y creación de armonía, y nos ayuda a recordarnos, nos rebela, nos hace de espejo, de nuestras actitudes más profundas y estados mentales.

Por su naturaleza Aikido crea puentes. Su propósito es el empoderar y traer armonía a practicantes, no derrotar a un enemigo. Su método es conectar con un atacante, no contraatacar. Su meta última, según el fundador Morehei Ueshiba, la armonía del mundo.

Entre grupos acuciados por tensiones crónicas, la práctica del Aikido trabaja para realzar la comunicación.

Talleres de Aikido dirigieron a griegos y a turcos chipriotas a confirmar sus beneficios como una inolvidable metáfora constructora de paz.

También entrenamiento de Aikido para dirigentes bosnios fuera del país desembocó en proyectos constructores de paz.

Compartir esta entrada...Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Javier Frías

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*