Los resultados transformativos del Coaching Transpersonal

Carretera entre montañas con tunel

El Dalai Lama, cuando se le preguntó lo que le sorprendía más sobre la humanidad, contestó:

El hombre…. porque sacrifica su salud para hacer dinero, luego sacrifica su dinero para recuperar su salud, y luego está tan ansioso sobre su futuro que no disfruta el presente; el resultado siendo que no vive ni el presente ni el futuro; vive como si nunca fuera a morir, y entonces muere sin realmente haber vivido.

Dalai Lama

Algunas personas buscan respuestas a un problema pero les resulta difícil encontrarlas:

  • “Mi madre se ha resignado y no quiere volver a caminar, pero es algo psicológico, a mí me afecta porque tengo que estar encima de ella, una residencia no es viable, ¿qué hago?”

  • “Mi mujer y yo trabajamos con horarios distintos y nunca coincidimos en casa, solo en la cama pero llegamos a horas diferentes y cansados, por ello el matrimonio va de mal en peor, no sabemos como abordar el tema”

  • “No tengo ni idea sobre qué hacer para mejorar mi salud, no sé por dónde empezar”. (Y terminan no empezando nada).

  • Otros quieren despegar en una actividad/trabajo que les levanta pasión pero no se atreven.

  • Otros desean mejorar la relaciones con su familia o manejar aspectos de ellos mismos, de comportamiento con los amigos, en el trabajo, etc. Tales como ser capaz de interactuar o ser más proactivo en reuniones, de expresarse a pesar de quizás entrar en conflicto, etc.

  • Otros desean estar más en paz mientras realizan ciertas cosas y así dejar la ansiedad a un lado; en el caso de tareas laborales, exámenes, etc.

  • Otras se han olvidado de lo que es estar bien y ni siquiera son conscientes o se plantean que pueden coger un camino de mejora en su salud, trabajo, etc. son los acomodados, los sucumbidos por la fuerza del hábito. No ha habido un vislumbre de conciencia inicial, y si lo ha habido, quizás no con la suficiente fuerza como para hacerles caminar y por ello realmente sólo se moverán cuando llegue una crisis.

Para ir a un coach se necesita honestidad y valentía. No hay nada malo en coger “muletas” o apoyos por la vida. He sido testigo de sesiones donde la toma de consciencia es tan transformativa, que realmente no habría dinero para pagar eso. No tiene precio el redirigir nuestras tendencias, nuestros hábitos, nuestros comportamientos y nuestras vidas hacía una hermosa “isla paradisíaca”; es nuestro derecho de nacimiento el ser felices, en toda noble búsqueda que el ser humano emprende hacia la libertad personal, necesitamos compañeros de viaje en muchos momentos.

Todos ellos, con una toma de consciencia más profunda, desde una perspectiva de águila, desde una claridad que transmite paz, pueden llegar a comprometerse (de forma no autorestrictiva sino alegre) a realizar algunas acciones que pueden tener un efecto multiplicador y extraordinario en sus vidas, coger las riendas de tu vida en lugar de ser lanzados de aquí para allá por ella.

Los resultados han ahorrado mucho dinero, mucho tiempo malgastado, mucha infelicidad o insatifacción, en su lugar han conseguido tener más alegría, más seguridad, autovalía, más claridad, más energía, más presencia e involucramiento, más viviendo sus vidas y no las de otros.

Compartir esta entrada...Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Javier Frías

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*