Los conflictos en el trabajo y nuestro potencial

Dibujo de dos manos que van a estrecharse

Una situación de conflicto entre la pareja y comportamiento en el trabajo

Juan se levanta después de una mala noche debido a que se acostó demasiado tarde y con preocupaciones en su cabeza, durante el desayuno surge una discusión fuerte con su pareja sobre la limpieza de la cocina.

Con todo, Juan llega al trabajo tarde y malhumorado, decide tomar en la oficina unas respiraciones tranquilas, y toma consciencia y perspectiva de que está en un estado mental negativo, muy reactivo, y de que eso puede condicionar su día e incluso su vida a cada vez a peor, así que decide hacer algo con ello, inmediatamente coge el teléfono y llama a su mejor amigo, le cuenta todo lo que ha sucedido durante la mañana y el cómo se encuentra, su mejor amigo le reconforta y Juan se siente mucho mejor.

Juan entonces decide tomarse el día con más calma, decide ser honesto sobre su situación con los demás, y ser amable pase lo que pase. A la hora de comer, como algo extraordinario, va al gimnasio, él sabe que nadar le ayuda mucho a soltar cargas y a sentirse mejor.

Al terminar el día Juan se siente orgulloso de cómo ha manejado su situación y las situaciones externas, se disculpa por las alzadas de voz a su pareja explicándole que había dormido mal, pero que aun así eso no es excusa para su comportamiento, finalmente deciden hacer una estrategia para que no vuelvan a surgir tales discusiones acaloradas.

Juan antes de acostarse reflexiona sobre qué hacer y no hacer para asegurarse que dormirá mejor.

Consciencia de la sociedad actual

No teniendo aun una sociedad que de importancia a la cultura de la mente (entendiendo mente como pensamientos y sentimientos) como algo central, muchos hemos tenido una carencia de educación emocional fundamental, lo cual crea unas condiciones “ambientales” para que nos comportemos de formas no muy éticas o inconscientes, y así, no promoviendo el desarrollo del individuo. Pero lo bueno, es que estamos en un momento histórico interesante donde un nivel de consciencia más alto está surgiendo cada vez más.

Hábitos en el trabajo

En el trabajo, muchas veces, puede ocurrir la situación donde hay demasiadas exigencias, errores, mala comunicación, intolerancias e incomprensión hacía comportamientos o formas de trabajar de los demás, etc, lo cual puede hacer que ciertas emociones no muy gratas se “ventilen” o exterioricen, provocando reacciones en los demás y posiblemente escaladas en el conflicto. Esto, o bien, merma la confianza mutua, o bien puede ser una gran fuente de aprendizaje y desarrollo.

Lo esencial de lo esencial para hacer un buen trabajo es que haya unas relaciones favorables donde haya un apoyo mutuo para desarrollar estados mentales positivos, desde esos estados mentales surge la motivación, la energía, la claridad, la creatividad, una conexión mutua más profunda, y en definitiva le da un sentido al trabajo y a la vida.

¿Hacia donde apuntamos?: el modelo de MENTE REACTIVA – MENTE CREATIVA

Mente creativa

La Mente Creativa es una mente libre, positiva, sustentada por emociones positivas, es como un gran lago, al cual se le puede tirar una piedra y apenas es afectado por ella, es una mente expansiva, que abraza, que acepta, es una mente no condicionada, no afectada por patrones del pasado o hábitos de cualquier índole, lo cual hace que responda de una forma creativa ante cualquier situación. Es una mente presente, con paz interior; esta mente es un tesoro invaluable y se ha de desarrollar.

Mente reactiva

La Mente Reactiva es lo opuesto, es una mente mecánica, predecible, es afectada fácilmente o susceptible, se ve influenciada fácilmente por la situaciones externas, es como un charco al que se le lanza una piedra, por ello reacciona de forma habitual ante alguna situación que no le gusta, la historia personal es la que la condiciona, es decir, su pasado condiciona su comportamiento en su vida, como un programa de ordenador en su cabeza, ésta es la mente pequeña, la mente estrecha.

Todos los seres humanos compartimos estas dos modalidades de la mente, nuestro trabajo, nuestra responsabilidad es saber movernos de una Mente Reactiva a una Mente Creativa.

Acciones tienen consecuencias

Esta ley universal es de crucial importancia para actuar de tal forma que los frutos futuros de nuestras acciones sean una mente cada vez más creativa. Si actúas desde la comprensión global de que tal persona está haciendo tal trabajo de tal forma por varios factores en su vida entonces no habrá juicio, no habrá “rechazo” hacía ella, ella florecerá ante tal muestra de comprensión y amabilidad y por tanto trabajará cada vez mejor. Tu comprensión también tendrá la consecuencia interna de haber plantado semillas para que tu mente sea, de forma natural, cada vez más comprensiva y amable y por tanto más creativa y feliz. Por tanto, implica, que nosotros somos responsables de nuestras acciones y de nuestra felicidad, tan solo hay que poner consciencia y así no dejarnos arrastrar por nuestros impulsos reactivos carentes de emociones positivas.

 

Compartir esta entrada...Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Javier Frías

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*